Saltar al contenido
Codigo Calderas

Calefacción por Infrarrojos

En el mundo del clima existen muchas formas de realizar el aporte de calor al hogar o a la oficina: calderas, estufas de biomasa, aerotermia, etc…

Pero hoy vamos a hablar de un método no tan conocido que tiene también sus ventajas. El tipo de calefacción por infrarrojos, un sistema basado en el calor mediante radiación. ¿Cómo funciona? ¿Cuál es su consumo y eficiencia? ¿Es perjudicial para salud? Te lo contamos.

¿Cómo Funciona?

Una de las mayores incógnitas de este tipo de calefacción es su funcionamiento y por ello es uno de los motivos por el que nos decantamos a no usarlo. El funcionamiento consiste en la radiación de rayos infrarrojos. Estos rayos son emitidos por nuestro equipo haciendo que choquen con paredes o techo, rebotando. De esta forma, tanto los elementos de la estancia, como las personas se calientan, obteniendo una sensación térmica agradable de confort.

Como detalle a comentar, también se generan muy leves efectos de convección. A diferencia de los sistemas a base de convección, la calefacción infrarroja calienta la materia de la estancia, y no el aire.

¿Cómo es su Instalación ?

La instalación de estos sistemas es relativamente sencilla, y también estética. Para hacer funcionar este tipo de calefacción, únicamente debemos fijar los paneles emisores de rayos infrarrojos en las paredes o el techo de nuestras estancias, siendo el lugar ideal el techo. Se pueden instalar tanto para interior como para exterior, y en ambos casos requiere una conexión a la red eléctrica. Únicamente con esto, el sistema estará ya listo para funcionar.

Y una gran ventaja con respecto a lo que la estética se refiere, es el diseño de los paneles emisores de infrarrojos de onda larga. En vez de ocupar los espacios con elementos como radiadores, los paneles de este sistema pueden ser elementos decorativos como cuadros o espejos. Por lo tanto, conseguimos que los equipos térmicos estén muy integrados en el diseño de nuestra estancia.

¿Qué son las ondas infrarrojas?

Las ondas infrarrojas son parte de la luz natural del sol pero se encuentran muy alejadas de la radiación ultravioleta que es la radiación que puede producir daños en la piel.

El sol emite un amplio espectro de radiación electro magnética, donde se encuentra la luz visible, los rayos ultravioleta (UV-A y UV-B) y por último el infrarrojo (IR). Por tanto, las ondas IR son completamente inofensivas.

Dentro de estos rayos infrarrojos podemos distinguir según la longitud de onda:

  • Emisores infrarrojos de onda corta.
  • Emisores infrarrojos de onda media.
  • Emisores infrarrojos de onda larga.
espectro

Onda corta vs. Onda larga

El infrarrojo lejano produce energía radiante térmica, que es la que puede ser absorbida por los cuerpos y por tanto hacer que aumenten su temperatura.

Es importante distinguir entre infrarrojos de onda corta y de onda larga. Los de onda corta (alta frecuencia) son los que producen una luz roja cuando están en funcionamiento mientras que los paneles infrarrojos de onda larga (baja frecuencia) no producen luz visible y utilizan temperaturas mucho menores, por tanto se puede decir que ambas ondas tienen efectos distintos en la salud.

Un claro ejemplo de onda corta es aquel que se produce cuando estas andando por la sombra y te cambias al lado donde está la luz del sol. La temperatura ambiente es la misma pero se da la sensación de una temperatura más elevada.

Existe una gran diferencia entre la radiación del Sol y la de nuestros paneles. El Sol calienta mucho más. Cuanto mayor es la temperatura, mayor es la radiación de onda corta, por tanto la radiación solar contiene ondas ultravioleta e infrarrojas cortas que pueden ser perjudiciales para la piel. Es por ello que el uso excesivo de calefactores infrarrojos de onda corta puede causar dermatitis y otras enfermedades de la piel. No obstante la radiación infrarroja de onda larga no es dañina no atraviesa la piel.

 infrarrojos

¿Por qué utilizamos una u otra?

Es cierto que la radiación de onda corta también nos es útil en ciertas ocasiones. A la hora de calentar una sala, el resultado es instantáneo una vez encendido. El 92% de la energía se transforma en radiación infrarroja. Además el calor puede dirigirse donde sea y no es afectado por corrientes de aire. La potencia se puede ajustar y no produce ningún ruido ni olor ni humo. A diferencia de la radiación larga, la radiación corta viaja a través del aire.

En cambio utilizamos la radiación de onda larga cuando necesitamos calentar tanto zonas interiores como exteriores. En este caso no hay emisión de luz y aunque es cierto que el tiempo de calefacción no es inmediato, calienta directamente a los cuerpos y nos permite ahorrar en la factura de la luz.

Es cierto que comparten ciertas características:

  • Ambas son eficaces, transforman más del 85% de la energía en calor.
  • Económicas, se aprovecha el calor.
  • Fiables, con duración de hasta 100.000 horas (onda larga).
  • Ecológicas ya que no crean gases nocivos.
  • Limpias, no produce movimientos de polvo y aire.

Pero para que lo tengas más claro, te dejamos una tabla comparativa con los distintos tipos de ondas:

Captura

Calor, eficiencia y consumo

En el ámbito de la eficiencia y el consumo de los equipos de calefacción infrarroja, parece no haber un consenso. Por su parte, los fabricantes de equipos de onda larga defienden que estos sistemas pueden ser entre un 50% y un 70% más económicos que los sistemas tradicionales. Para que el sistema sea adecuado, se ha de dimensionar de forma correcta. Un mal dimensionamiento puede conllevar problemas para la distribución de calor, por lo que esta es un etapa muy importante. 

Los sistemas con cronotermostato se regulan para que cuando la estancia llega a la temperatura deseada, el equipo deje de funcionar. Esto lo convierte en un equipo programable que regula su funcionamiento en base a la temperatura a la que se encuentre la estancia.

En contraposición, los calefactores de onda corta requieren de mayor intensidad. Por lo tanto, su consumo será también mayor que los de onda larga. Y es importante destacar que los equipos de onda larga, si se instalan en techos de una altura de 3 metros o más, el calor no llega de forma efectiva a la estancia

  • Los fabricantes argumentan que el sistema es eficiente ya que no calienta el aire sino los materiales directamente.
  • Por otro lado existe la opinión de que el sistema de calefacción por infrarrojos al encontrarse conectado a la corriente eléctrica no se puede considerar del todo eficiente. Y además afirman que su optimazación económica es gracias a que se trata de un equipo 5 veces menos potente que cualquier otro calefactor de los que podemos encontrar en el mercado.
  • La OCU en el pasado afirmó que la calefacción por infrarrojos no es uno de los sistemas mas eficientes a la hora de querer calentar las habitaciones o estancias de tamaño medio o grandes. Ya que se requiere de que el sistema este encendido durante muchas horas o contar con muchas placas. Per afirma que si el invierno es muy fuerte o muy frío podría resultar buena opción solamente para habitaciones pequeñas o en los cuartos de baño.
  • La calefacción por infrarrojos permite un gran ahorro tanto económico como energético. Son muchos los fabricantes que lo afirman a través de una estimación del ahorro de energía que proporcionan los productos que ellos fabrican. Aun así queremos aclarar que también depende de otros factores en los que podemos encontrar, por ejemplo el aislamiento térmico de la fachada.

Ventajas de la calefacción por infrarrojos

VentajasMotivo
Sistemas seguro✓ No utiliza ningún combustible y no existen riesgos de explosiones.
Económicos✓ Los expertos consideran que se trata de uno de los sistemas más económicos del mercado.
✓ No necesita de combustible pero si que tiene un consumo eléctrico.
Mucho más modernos✓ No necesita de radiadores.
✓ Se puede innovar más con las placas que refractan el calor.
✓ En la mayoría de los casos son espejos o hasta pizarras.
No afectan la salud✓ Es la más saludable ya que solo canaliza el calor sin ningún tipo de combustible.

Conclusiones

De forma resumida, la calefacción por infrarrojos ha de ser dimensionada para cada una de las características de las estancias. De ser así, el calor se distribuirá de forma uniforme generando una sensación térmica agradable. También tiene aplicaciones interesantes para exterior, con los infrarrojos de onda corta. Los paneles de onda larga consumen poco, pero, por otro lado, pueden tardar cierto tiempo en generar calor en una estancia, y tampoco son adecuados para los techos de más de 3 metros. Por lo tanto, ¿se ajusta este sistema a tus necesidades de calefacción?

Por si aún te quedan dudas, te dejamos un vídeo explicativo

error: El contenido esta protegido!! No estas autorizado para copiar o distribuir esta información